Los Premios 20Blogs y un brindis por los amores infinitos en ‘Casa Botín’

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo cansada y nerviosa. Parece que el destino es demasiado caprichoso en ocasiones. Pero no te líes que ahora mismo te lo explico.Este año aún no habían convocado los Premios 20Blogs. Habitualmente lo hacían en marzo o abril. Y pensé que igual ya no se celebraban.Pero ayer, cuando estaba sentada en tu restaurante favorito, Casa Botín, me llegó un mail avisándome por si quería inscribirme.No podía ser en otro sitio, no. Justo en el que estuvimos tú y yo juntos en la última visita a la capital.Mi cara debió ser un cuadro, pero de satisfacción.

Me apetece mucho que este http://www.ellazarillodeojosgrises.com esté en la lista de inscritos. Nada más. Si llegáramos a la final, sería increíble, aunque ni tan siquiera conozco si en esta edición puedo optar a ello, porque a pesar de que te fuiste el 15 de diciembre, no comencé a escribirte a diario hasta el 13 de enero. No pasa nada. Si no es éste, el siguiente. Y con el vestido rojo que me regalaste. Siempre.Esta mañana, paseando por Callao, una melodía hizo que mi corazón se detuviera unos instantes. Cerré los ojos y me teletransporté.

Igual estamos hablando de hace más de tres décadas. Una banda, que tocaba como los ángeles, estaba deleitando los oídos de los transeúntes con ‘Ragón Falez’, un hermoso pasodoble que animó a los más osados a marcarse un baile ante la mirada de cientos de curiosos.Seguro que tú también te hubieras lanzado.

Por cierto, el nombre tiene una curiosa historia, que no voy a desvelar para quien no la conozca. Supongo que Google, que lo sabe casi todo, tendrá todos los datos de la cautivadora melodia.Termino ya. Entré en ‘La Casa del Libro’ para preguntar por los de Ignacio Carnero. En la tienda estaban agotados y, en la web, el Callejero Historico Salmantino también.Sólo podían encargarme ‘Buscarruidos’. Y en ese momento me emocioné. Pedí a la dependienta que girara la pantalla para hacer una foto y cuando ya me iba le dije que era tu hija.

Cruzamos una sonrisa y me fui camino a mi hotel, a recoger mi bolsa (sí. Es la primera vez que no salgo con 2 maletas para un día).Ahora vuelvo a casa. Feliz, orgullosa y con ganas de tumbarme 24 horas seguidas en la cama con un buen ventilador y una botella de agua fría.Bueno, mi vida, como dije ayer cuando levanté mi copa en ‘Casa Botín’ : “Un brindis por los amores infinitos”. ¡Te quiero, papá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s