La felicidad existe, solamente hay que salir a su encuentro y amarrarte fuerte a ella


atelli
Foto y total look: Atelli Salamanca

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo genial. La verdad es que cambiar el ‘chip’ me ha convertido en otra persona. Y eso se nota. Voy regalando mi mejor sonrisa por la calle y ya nunca descuido mi imagen. ¡Cómo me gustaría que me vieras para que pudieras presumir de hija y yo  de padre!

Hoy ha sido un día de abrir nuevamente los ojos. De dejar a las águilas huidizas que vuelen definitivamente de mi camino y sean felices con quien quieran, que yo me quedo con quien cada mañana me regala una sonrisa tan limpia como la mía y me dedica dulces miradas.

No. No me estoy enamorando. Ya no creo en el amor. Tantos zascas en la cara me han han hecho ponerme una coraza que no quiero que traspase nadie. Ahora soy feliz yo sola. Sola tampoco. Con mis amigos y amigas que me hacen sentir plena de felicidad.

Hay gente maravillosa por el mundo, como Verónica, propietaria de una fantástica tienda de moda, Atelli, enfrente de San Juan de Sahagún, que me ha regalado un precioso vestido color granate simplemente porque le apetecía. Y esas cosas no tienen precio.

Creo que el cambio radical de imagen fue la oportunidad para conocer a personas a las que realmente les importa mi bienestar. Y ellas son las responsables de que ahora te recuerde sonriendo, de que tenga ganas de comerme el mundo a bocados, de que pueda ver el Tour de Francia cuando empiece (a pesar de que no esté Froome).

No sé, papá. También tengo una cita pendiente, por motivos profesionales, que me tiene muy ilusionada y un montón de ideas rondando mi cabeza, que tiene que empezar a centrarse para que no me deje cada día una cosa distinta cuando salgo de casa. Las temperaturas comienzan a dar una pequeña tregua. Habrá que disfrutar del momento.

Nada más, mi vida. Te echo tanto tanto de menos, pero te sigo sintiendo aquí, conmigo, protestando porque no sabías acceder a Google o porque olvidaste la contraseña. Cuídate mucho, mi amor. ¡Te quiero, papá!

 

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s