Siempre hay un motivo para sonreír (o dos)


¡Hola, papá! ¿Cómo llevas el domingo? Yo estoy cansada, pero feliz. En casi 36 horas he dormido cuatro, pero no importa. Sigue leyendo “Siempre hay un motivo para sonreír (o dos)”