El solsticio de verano y la rueda de la ‘parca’ que gira cortando hilos


solsticii

¡Hola, papá! En este día nublado, amenazando lluvia, gris y algo bochornoso comienza el solsticio de verano.

Esta noche será la más corta del año y el día el más largo. Luego ya irán mermando un minuto cada atardecer. Y así de manera cíclica. La vida es eso. Una rueda que gira y gira. Siempre le oí contar a mamá una historia que me llamó la atención.

Decía que todos desde que nacemos, algo o alguien (yo diría que la parca) nos tiene sujetos con una cuerda por hilos y cada día con su guadaña va cortando según su criterio hasta el día en que te suelta definitivamente y se acabó la historia.

Antes pensaba que era una tontería, pero ahora le empiezo a encontrar cierta lógica, quizá porque tengo la necesidad de aferrarme a algo que me ayude a entender por qué tú, por qué lo que más quería en esta vida se me fue.

Y ahora en vez de pensar en nuestros veranos felices, prefiero estos días nublados, que no me recuerden a las mañanas de piscina, de sol, de risas, de irte a comprar cerezas de las mejores que hubiera ni tomates a los que únicamente echabas sal para deleitar tu paladar.

Aunque no te lo creas, ahora mismo hay 12 grados y la veleta da vueltas aleatoriamente como si fuera un día de ciclogénesis explosiva. Los toldos chocan contra la pared, mientras que mamá los recoge por miedo a que se rocen o se rompan.

La terraza sigue muy hermosa. Las flores han sobrevivido a estas jornadas lluviosas y gélidas y le dan una luz especial a un lugar que ya apenas piso, salvo para tomar el sol un ratito los días que sale.

Desde siempre por estas fechas me gustaba coger un papel y poner las cosas malas para arrojarlas al fuego en la noche de San Juan.

En otro apuntaba mis deseos. Uno ni variaba nunca: que estemos juntos toda la familia siempre.

Como la eternidad no existe, y ya falta el pilar de mi existencia, este domingo no habrá deseos. Será otra noche más de irse a la cama y esperar a que la vida siga pasando.

Bueno, mi amor . Te dejo, que hoy tengo bastantes cosas que hacer. Ya te iré contando. Cuídate mucho. ¡Te quiero, papá!

 

 

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s