De risas y sonrisas en medio de la mágica luz de la Plaza Mayor de Salamanca

enciendesalamanca

¡Hola, papá! ¿Qué tal el día? Ha amanecido el cielo muy extraño, completamente encapotado. Ya sabes que odio las nubes, la lluvia y el frío, aunque este año sin piscina pienso egoístamente que podía ser todo el verano así.

Facebook hoy me tenía guardadas dos sorpresas. Una que ya te contaré y otra que ya esperaba: Nuestra foto juntos cuando hace dos años fuimos a ver el espectáculo ‘Luz y Vanguardias’, que aquel año tenía como hashtag #enciendeSalamanca y que, lógicamente, como hacía con casi todo, quise dejar plasmado para la posteridad.

Creo que mi cara refleja la felicidad de cada momento que compartí contigo. Mi pelo luce mucho más oscuro de lo normal porque le di un tinte que no me favorecía demasiado y no sé exactamente la lectura que hacer de mis ojos, porque son una mezcla de nostalgia, alegría, nervios…

Tú, como siempre, estabas guapísimo, con la camiseta que ya recordé alguna vez de ‘Ovolution. Sonreías, aunque sé que el cansancio ya hacía mella en ti y lo que tenías era ganas de volver a casa para tumbarte plácidamente en tu cama.

Y la Plaza Mayor, aunque a ti no te gustara demasiado, lucía espectacular con tantas creaciones luminosas dando vida a su fachada.

No sé, mi vida, cuando pienso en el día 19 de junio sé que hay algo que sucedió en esa jornada, pero que ahora mismo no recuerdo. Reviso Twitter y lo único que encuentro es que hace ya cinco años que Felipe VI (vi, como tú decías) tomó posesión como Rey de España, una gran noticia para un republicano como tú.

Pues nada cariño. Voy a preparar mi comida y después de iré a ‘zumbar’ un rato (leáse por zumbar hacer una clase de zumba), que como se acerca el verano y las vacaciones, es hora de despedidas, espero que temporales.

A ti te dejo, que también tendrás hambre ya, cariño. Cuídate mucho y recuerda lo que cada día te digo y seguiré haciéndolo hasta que la muerte nos reúna en la séptima farola de la eternidad: ‘Te quiero, papá’.