La paralización de la exhumación de Franco y mis nostalgias diarias

ddespacho

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por aquí leyendo que han paralizado el proceso de exhumación de Franco, sí, ese señor bajito que inauguraba muchos pantanos, como decías con tu inigualable sorna e ironía.

La verdad es que no te imaginas el silencio que hay en casa. No se oye un ruido. Ni televisión, ni radio ni nada. Sólo silencio y mucha nostalgia en cada rincón.

Nostalgia difícil de curar, porque aunque ya va a hacer seis meses que no estamos juntos, todo me recuerda a ti. Dejaste una huella imborrable en mí, papá.

Me gusta sentarme en tu parte de la cama y contemplar, simplemente eso. Miro alrededor y puedo olerte, sentirte y aún escucho tu voz diciendo mi nombre. Pidiéndome un poco de agua fresca antes de irte a dormir o una manta para taparte los pies para que no se te quedaran fríos.

Cada vez que paso por tu calle me paro cerca de tu portal y simplemente te sueño, jugueteando por allí con tus amigos, haciendo trastadas…

En ocasiones también me pongo en tu despacho. Miro tu calendario lleno de anotaciones, cojo la agenda de teléfonos y observo las fotos que tú dejaste, las cigüeñas que cuelgan del techo, tus mil y un recuerdos de El Lazarillo de Tormes que con tanto cariño te hacía la dueña de artesanía Duende… En fin… Un poco de todo.

Nada más, mi amor. Hoy el día se ha nublado y ha bajado la temperatura, así que coge una chaqueta si luego sales a tomar una cerveza con los amigos. ¡Te quiero, papá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s