Las elecciones que dieron un vuelco al país y ‘Achi’ en el recuerdo de todos


61142096_825732867795694_7694292503280746496_n

¡Hola, papá! ¿Cómo empezó la semana? Por aquí viendo los resultados electorales. Ha habido un poco de todo, pero en Salamanca seguimos con la alcaldía del PP, mientras que en la Junta habrá que esperar a un pacto para ver si finalmente es el PSOE quien gobierna o Alfonso Fernández Mañueco toma el relevo de Juan Vicente Herrera al frente de la institución regional.

Acabo de estar con un amigo de la infancia. Manuel, que fue presidente del Colegio de Médicos. Le regalé un marca páginas y lo agarró con un cariño especial. Miró tu foto y en sus ojos vi dibujada la escena que recordaba a sus contertulios, con los que compartía aperitivo en una terraza en este día de bochorno.

Jugabáis juntos de niños y te llamaban Achi, igual que Alvarita, la íntima amiga de tu hermana Delia. No podía despegar la vista de tu cara. La verdad es que elegí una imagen en la que estás tan guapo como eras, y cuidado que eras guapo, mi amor.

Sólo unos minutos antes venía del horno de la calle Quinta, donde te compraba los ‘fernanditos’ y los bizcochos para el desayuno que tanto te gustaban, y pasé por la calle Alarcón. Yo, sin saber que iba a tener esa fortuito encuentro, también visualicé en mi cabeza una historia parecida. Te veía por ahí, con tus rizos dorados, correteando en pantalón corto, con la pandilla preparando una ‘drea’ y volviendo a casa con las rodillas hechas trizas.

La verdad es que hay pocos lugares que no me recuerden a ti, a nosotros. Muy pocos. En unos días vendrán a colocar los toldos de tu terraza, a engrasar tu veleta de la cigüeña y a dejar todo preparado para soportar el sofocante calor que se avecina.

El cielo se está nublando. Creo que anuncia la inminente llegada de una tormenta que baje un poco la temperatura, porque estamos a finales de mayo y los termómetros parece que estuvieran en pleno agosto.

Pero no. Seguro que aún llegarán días frescos. Aunque ya sabes que en Salamanca sólo hay tres estaciones: el invierno, el verano y la del tren. No tiene término medio.

Bueno, mi vida, me voy despidiendo por hoy. Ya sabes que cualquier novedad que ocurra te la cuento. Por aquí o por otros canales más privados, pues hay cosas que escuecen, pero no le interesan a nadie más que a nosotros dos. ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s