Una visita al dentista, regalos por mi ‘valor’ y el atentado de Juan Pablo II

¡Hola, papá! 13 de mayo. ¿Te suena de algo esta fecha? A mi sí. Por varios motivos. Algunos que por suerte son agua pasada y otros porque, una vez más, me devuelven a mi niñez.

Voy a refrescarte la memoria mientras veo las decenas de rosas que ya brotan de tus rosales en esta jornada de San Pedro Regalado, cuando también se cumplen 58 años del fallecimiento del mítico Gary Cooper.

Hoy hace años tuve mi primera toma de contacto con el dentista. Tenía un dolor muy fuerte de muelas y era necesario extraer.

Como todas las primeras veces iba nerviosa, muy nerviosa, a pesar de que tú intentabas tranquilizarme, igual que tía Manoli, que era la que conocía al odontólogo, que casualmente se apellidaba Tejero. Tenía la consulta en la plaza del Ángel. Subiendo en el ascensor iba empalideciendo, mientras que tu mano sujetaba fuerte la mía para intentar calmar mis nervios, sentía mis piernas flaquear y escalofríos fruto del miedo a lo desconocido.

Al final no fue para tanto. En pocos minutos mi muela estaba fuera y la tenía de recuerdo para enseñarla en el colegio cual tesoro.

Como recompensa a mi ‘valentía ‘, me llevastéis a una juguetería, El Barato’ para premiar haber sido tan buena. Mi trofeo fue un ‘Barriguitas’ y un bolígrafo que causaba sensación, ya que podía borrar lo escrito con una goma mágica. Tan feliz que salí. Casi con ganas de volver.

Llegamos a casa y al conectar la televisión, una noticia ocupaba todo los titulares. Un hombre había disparado contra el Papa Juan Pablo II y todo el mundo esperaba noticias sobre su estado.

Fue otra noche larga, que seguimos con intensidad, y que una vez más nos encargaste de explicar la gravedad de este suceso que, por fortuna, quedó en anécdota.

A pesar de mi corta edad, una vez más aprendí lo que suponía la figura del Pontífice y empecé a entender que el mundo estaba loco, aunque comparado con el de ahora, era casi cuerdo.

Hoy ya no estáis ni el dentista, ni el Papa ni tú, pero te agradezco tanto que pueda recordar momentos como estos cada día. ¡Gracias, papá. Te quiero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s