Venezuela, la Cumbre Iberoamericana, el Día del Trabajo y 25 años sin Ayrton Senna

plazamayor

La réplica de la Plaza Mayor, regalo de la Cumbre Iberomericana en Salamanca.

Hola, papá. ¿Qué tal todo? Mira qué horas. Son casi las 3 de la mañana y sigo en vela, viendo nuestras fotos, escuchando música y enterándome de la ‘revolución’ y intento de golpe de estado que vive Venezuela.

Inevitablemente se me viene a la mente aquel día de octubre en que yo cubría la información de la Cumbre Iberoamericana que se celebró en Salamanca.

Alguien filtró que Hugo Chávez estaba en el Alameda Palace y allá que fuimos. Yo a cubrir la información y tú a conocer a un personaje que fue historia, triste, pero historia. Lo que nos gustaba vivir esos momentos juntos y después contarlos y comentarlos, intercambiar impresiones y vivir cada momento como hay que hacerlo, como si fuera único y como si fuera el último.

Fuimos privilegiados por estar presentes en actos tan relevantes en la historia política internacional. Realmente privilegiados.

Aún está puesta en la ventana de tu despacho la réplica de la Plaza Mayor que me regalaron como periodista acreditada y también el ‘pen drive’ donde guardabas fotos y textos que aún no tengo el valor de abrir.

No suelo pasar mucho por tu despacho. Aún es pronto para descubrir todo lo que aquí dejaste. Mirando por encima he visto alguna novela inconclusa con apuntes en bolígrafo rojo, con esa letra tan pequeña que casi es ilegible, y más ahora que la vista me empezó a fallar de cerca.

Todo sigue como lo dejaste. Sólo te voy poniendo algunos recuerdos de nuestro viaje a Deba, una botella de agua y marca páginas de la Día del Libro y aquello que pienso que te gustaría tener allí, en tu refugio, en el lugar donde tantas cosas imaginaste para plasmarlas después con tu pluma.

En el lugar donde están Marilyn Monroe e Ingrid Bergman. En el lugar donde también he dejado un trocito de mi corazón para que lo sientas. Sigue latiendo, con mucha menos fuerza, pero late.

Desde allí veo pasar cigüeñas y a veces, en un alarde de fantasía absurda, pienso que eres tú que quieres ver cómo está todo.

Y ya ves cómo está. Tranquilo. Esperándote a sabiendas de que ya no volverás. Te dejo mi vida, que aunque es el Día del Trabajo y el país se paraliza,  yo sí tengo que madrugar para cumplir con mis nuevas obligaciones. También hoy hace 25 años moría Ayrton Senna, una leyenda del automovilismo.

¡Te quiero, papá! ¡Siempre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s