Tu primera jornada de reflexión con vistas al mar y una paz infinita


jornadaderefle
Los paneles con la propaganda electoral ya retirada en el día de reflexión.

¡Hola, papá! Hace unos días que no te pregunto qué tal va todo, pero a través de ese sexto sentido que nos unía, siento hasta envidia de imaginarte allí despertando con el delicado ruido de las olas del mar y viendo atardeceres únicos desde ese lugar lleno de paz, de naturaleza y de gaviotas en el aire que es Santa Catalina

Creo que fue un acierto llevarte allí para el descanso eterno. Alejado del mundanal ruido, sin televisión, periódico y, por supuesto, sin móvil, aunque echarás de menos algunas fotos que allí conservabas.

Hoy es jornada de reflexión, pero no hace falta reflexionar mucho cuando uno tiene perfectamente decidido, principalmente, quien no quiere que sea el presidente del Gobierno.

Estos quince días de campaña se han pasado en un verbo. Ya sé que tu voto hubiera sido en blanco, como acostumbraste a hacer en los últimos años como signo de protesta porque ninguno te parecía que había hecho méritos suficientes para dirigir un país.

Ayer por la noche, cuando faltaban unos minutos para las doce, me acordé cuando de niñas nos llevabas al cierre de campaña.

Los coches de los distintos partidos recorrían la ciudad repartiendo lo que quedaba de publicidad y nosotras felices recogíamos caramelos, bolígrafos o flores. Eran regalos que para nosotros no tenían trasfondo político. Sólo hacíamos nuestro pequeño botín de chuches y demás objetos para jugar.

Eso sí. Sabíamos todas las canciones de la campaña y en tu coche por aquel entonces sólo se oían los sones de La Internacional, por tu admiración a la figura de Felipe González que al final resultó ser uno de tantos.

Después, en mi etapa de periodista, viví la campaña desde dentro, conocí sus entresijos y te los conté para saciar tu ínfima curiosidad por todo.

Ahora mismo hay un ambiente de incertidumbre sobre la intención de voto con la aparición de Vox, aunque una mayoría absoluta, parece, cuanto menos, poco probable.

Así que volverán los pactos y todo lo que conllevan. Ya te mantendré informado, mi vida. ¡Te quiero, papá!

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s