¡Vuela alto! (el día en que Nacho volvió a Santa Catalina para quedarse en su mar)


papátequiero
El libro de metal donde las cenizas de Nacho viajaron hasta Santa Catalina y donde están los recuerdos que allí le dejé.

¡Hola, papá! Te siento feliz. Feliz y libre. Libre como las gaviotas que esta mañana sobrevolaban por la playa de Deba, tu primer mar, el que cautivó por su infinita belleza y dejó preso tu corazón.

Hoy volviste a Santa Catalina para quedarte. Para desde allí contemplar ese río grande, del que nunca se veía el final.

Hoy escuchaste ‘Maite’, de Sorozábal, en el viaje definitivo, en nuestra despedida, que lejos de ser triste, ha supuesto para mí un remanso de paz interior.

Hoy escuchaste de mi voz, temblorosa y emocionada, leer ‘El primer mar’ con el ruido de las olas de fondo y el cielo lloró.

Lloró como lo hice yo cuando dejé que emprendieras tu vuelo en solitario, pero sabiendo que te llevo cogido de la mano siempre, que nuestras almas están blindadas y que el candado se perdió hace ya mucho tiempo.

Hoy mamá y yo pusimos nuestras manos sobre la caja con tus cenizas para que sintieras nuestro calor en este día tan triste, nublado, perfecto para un corazón bucólico, romántico, soñador. Y te dejé una brújula, un pañuelo por si te constipas y algunas fotos nuestras para cuando sientas nostalgia.

Hoy ha sido un día maravilloso para celebrar el que hubiera sido tu 75 cumpleaños. Tú no lo olvidarás y yo tampoco.

Hoy hemos vuelto al Izende, sin Remelluri, pero con el cariño de Joserra y Marián, que nos han acogido en su casa y nos han deleitado el paladar con un exquisito arroz con almejas y un delicioso flan casero, que ha endulzado un poco esta jornada cargada de nostalgia, de bonitos recuerdos y de ti.

Hoy ha sido un día que tenía que llegar, porque no era justo tenerte entre cuatro paredes.

Hoy espero y deseo haberte hecho el mejor regalo de cumpleaños y que ahora sonrías. Recuerda que las olas se quitan, no sea que te des otro culetazo como te pasó en tu primer baño en el Cantábrico.

Hoy grito con más fuerza que nunca que ¡te quiero! Buen viaje, mi amor.

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s