‘El Jarama’ se queda huérfano (el adiós al escritor Rafael Sánchez Ferlosio)


eljarama

¡Hola, papá! Supongo que hoy estarás triste. O tal vez no. Otro genio de las letras, Rafael Sánchez Ferlosio, ha emprendido ese viaje sin retorno que es la muerte, y quizá ya esté reunido con aquellos que utilizaban la pluma para plasmar historias que, al final, hacen a un persona eterna.

‘El Jarama’, su obra maestra, con la que ganó el Nadal en 1955, ocupaba un lugar privilegiado entre los 4000 libros que llenan nuestra casa. Lo habías colocado en el salón, junto al resto de la colección de este prestigioso premio y, curiosamente, estaba junto a otro imprescindible de la lengua castellana: ‘Entre visillos’, de su ex mujer, Carmen Martín Gaite.

Debiste pensar que lo que Dios había unido, no lo podía separar el hombre, y allí los dejaste, juntos, hasta la eternidad. Y esa eternidad ha querido que vuelvan a encontrarse este 1 de abril. Quien sabe si allí volverán a resurgir los amores que aquí resultaron imposibles. Quien sabe si las mariposas revolotean de nuevo en sus estómagos, quien sabe si en la ausencia se dieron cuenta de que se hacían falta… Muchas preguntas otra vez sin respuesta.

Cosas del destino, cuando fui a retirar esa maravillosa obra literaria del estante donde la dejaste, vi una placa que desde hace años lleva a su lado. Fue un regalo de Marta para cumplir tu sueño de tener una calle en Salamanca, tu Salamanca. Y es que parece mentira que futbolistas, toreros, cantantes y gente de la farándula formen parte del ‘Callejero Histórico Salmantino’ y tú no formes parte de él.

Siempre fuiste un poco ‘remiso’ a ello, porque según las normas instituidas por la comisión encargada de otorgar estos reconocimientos, había que estar muerto salvo para dar nombre  a una calle, pero ahora que ya no estás, no hay excusas.

Ojalá que tu sueño se haga realidad. ¡Te quiero, papá!

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s