Tres meses sin mi vida y tu memoria que florece cual rosal en primavera


rosal

¡Hola, papá! Hoy sé que también estás feliz. O al menos eso espero. Yo feliz, nerviosa, emocionada, orgullosa y cansada de dar patadas por Salamanca. Sigue leyendo “Tres meses sin mi vida y tu memoria que florece cual rosal en primavera”