¡San Antón! Muchas felicidades, papá


Hoy es San Antón, patrón de los animales. Seguramente que lo primero que me hubieras dicho esta mañana es: ¡felicidades! Y yo te hubiera respondido lo mismo. Después nos hubiéramos echado unas risas y hubiéramos dicho una vez más lo poco que nos gustan las mascotas. Y menos las bendiciones.

¿Recuerdas el año que tuve que ir a cubrir la información para el periódico? Creo que pasamos tanto miedo tú como yo. Y es que nos daban pánico los perros. De hecho siempre digo que si voy por la calle, me atropellará un coche, pero no me morderá un perro.

Bien es cierto que tú acabaste sucumbiendo a los encantos de una perrita adorable, que se llamaba ‘Kissie’ y que conquistó tu corazón. En realidad creo que fue un flechazo mutuo, porque además te encargabas de que nunca le faltara de nada para comer: mortadela de aceitunas, jamón, paté y hasta patatas ‘light’. Luego la dueña decía que estaba preocupada porque no tenía apetito.

Me río recordando el segundo año cuando fuimos a Gandía, que estaba preñada, y cuando fue a subir al apartamento (ese año nos tocó en la planta primera), rodó la pobre con su panza gigante. Por suerte no se hizo nada, la pobre.

Y por supuesto que no me puedo olvidar hoy de ‘Agapito’, el loro que estaba en un bar de Luarca y que estaba deprimido. Se arrancaba las plumas y respondía con enfado con un contundente: ‘Guapo, guapo’ cuando alguien le gritaba frío. Luego se ponía a silbar la música de ‘El puente sobre el río Kwai’.

Ahora me voy a comprar a mamá sus panecillos de San Antón. A ti no te gustaban, pero si quieres, estás invitado.

Hoy tampoco ha salido el sol. Ni en la calle ni en mi corazón. Sigue igual de vacío que el 15 de diciembre. Me despido como siempre, mi amor. ¡Te quiero! Por siempre y para siempre.

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s